Relatos 57 15/11/2020

Otoño

Me desperté tranquilamente, sin sobresaltos, de hecho ni siquiera llegué a abrir los ojos.

Me despertó un ruido sordo, pensé que era el entrechocar de las cuernas de unos ciervos, no era descabellado, otoño, en medio del bosque y los habíamos visto fugazmente cuando llegábamos en el coche.

El calor que desprende la chimenea es confortable, tuve la precaución de no acercar demasiado el sillón.

Giré con suavidad la cabeza y entreabrí los ojos, me gusta mirarte cuando no eres consciente de que te miro. Por primera vez en los últimos días, en las últimas semanas, veo tu rostro relajado, estás dentro del libro, noto como mueves casi imperceptiblemente los labios, a tus pies, en una mesa baja hay unos folios, un lápiz y una pluma, es la pluma blanca que te regalé. Durante unos segundos he vuelto a cerrar los ojos, he recordado tu primera carta manuscrita, uno de los troncos ha girado y han saltado unas chispas, he notado los destellos y he vuelto a abrir los ojos, una sola línea lo suficientemente grande como para poder ver sin que te des cuenta de que ya he despertado. Por la ventana de la derecha aún entra algo del resplandor del atardecer, es una luz azul, extrañamente azul, sorprendentemente azul. Fijo la vista en el fuego, el tener los ojos entornados hace que la luz y el color se distorsionen, brotan nuevas llamas del fuego y de inmediato noto como el calor acaricia mi cara.

Es tarde, me gustaría sorprenderte con una infusión, mientras dormía te has preparado una, aunque ya no se ve rastro de la taza un cerco oscuro en uno de los folios te delata. Tengo sed pero no me apetece café, ni una infusión, me apetece una copa, pero no soy capaz de levantarme. ¿Sabes? he vuelto a cerrar los ojos y pienso que sería un buen momento para levantarme, tal vez servirme una copa de vino blanco bien frío y traerte otra, me gustaría sorprenderte pero no puede ser, tendría que levantarme, te darías cuenta que ya estoy despierto, que obviedad, y la sorpresa se frustraría.

Sigo con los ojos cerrados planificando que hacer, me han entrado unos deseos enormes de romper con el extraño encanto de esta tarde, ya casi noche, y correr el metro escaso que nos separa y besarte.

Inesperadamente se levanta una fuerte racha de viento y una rama golpea la ventana, un remolino de hojas de colores inundan el exterior, la luz de la chimenea las ilumina un instante, miras sorprendida y no te das cuenta que he girado la cabeza, he procurado que el movimiento fuese lo más natural posible, como si supiese como se mueve la cabeza cuando se está dormido. Veo los colores de las hojas, es una visión casi irreal, verdes, ocres, marrones, rojos. Me fuerzo a cerrar los ojos y tú vuelves a tu lectura, mientras unas gotas de lluvia empiezan a golpear los cristales, tienes un escalofrío y recoges la manta que habías dejado caer a tus pies. Deseo darte mi calor pero decido seguir disfrutando de ti, al girarme para poder verte mejor me has mirado, pero has pensado que seguía dormido, no quieres despertarme, estoy cansado y lo sabes. Sin mover un músculo sonrío, siempre tratas de protegerme, de cuidarme.

Lo he decidido, voy a fingir que me despierto, me voy a acercar a ti y te voy a dar un beso, espero tener el suficiente autocontrol, la lluvia arrecia y mi único deseo sería tenerte entre mis brazos pero resisto, creo que después de darte el beso serviré esas copas de vino, te propondré un aperitivo y me ofreceré a hacerte la cena. Tal vez algo ligero, a ambos nos gusta comer bien pero esta noche la comida me interesa bien poco.

Abro los ojos, te miro hasta que te das cuenta y me devuelves la mirada, sonríes y me acerco a ti para besar tus labios, me devuelves el beso, me separo de ti y te pido el tiempo suficiente para poner dos copas de vino. Vuelvo de la cocina y me esperas de pie, las copas quedan sobre la mesa, el beso se convierte en abrazo… sé que tardaremos en cenar.

7 comentarios sobre “Relatos 57 15/11/2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s