PRESENTACIÓN

Mi nombre es Ricardo, una obviedad seguramente superflua. Jamás seré un escritor, pero no puedo renunciar a esta neurosis de juntar palabras.

Después de haber tirado a la papelera, el destino más honorable que merecían, la mayoría inmensa de lo que escribí, y haber dejado de escribir durante años, recuperé de los sitios más insospechados, algunos de los relatos que escribí hace tiempo. Lo hice a impulso de alguien que me convenció de que me debía a mí mismo no perder la memoria. Recuperé al tiempo la pulsión por escribir.

Escribo relatos, en realidad pongo sobe el papel relatos de ficción (una pequeña parte son relatos reales, otras poemas, en el peor sentido de la palabra, en otras ocasiones son meras opiniones, digresiones de una mente calenturienta, a todo ese batiburrillo le dedicaré un apartado específico). Escribo como hablo, y hablo como siento, por esto si algún despistado se encuentra accidentalmente con este blog, debe saber que, aunque ficción, dentro de los relatos hay una parte muy importante de mí, de mis sentimientos.

Por una cuestión de economía de recursos, me presentaré ante usted con una antigua presentación que ya hice de mi persona, y que les servirá para poner en contexto a este humildísimo escribidor, que de la mano de una vergonzante vanidad y el impulso de quien me descubrió, comete la osadía de iniciar este blog.

Les ahorraré la mayor parte de los datos biográficos, carecen de interés, por otra parte son de carácter público, así que tienen acceso a ellos cuando lo deseen, a quien quiero presentarles es al ser humano. Evidentemente soy lector, ignoro en qué grado, si es que existen gradaciones útiles, leo y lo que leo me aprovecha. Al contrario de muchos de ustedes, no soy escritor, ni siquiera novel, siempre pensé que por humildad y falta de carácter, además de por una falta palmaria de calidad en mis escritos, que evidencian que jamás seré escritor. Ahora me doy cuenta que en esta actitud mía hay mucho de soberbia, pero me perdonarán que no ahonde en heridas viejas. Paradójicamente, para no ser escritor, escribo bastante, aunque mis escritos no sean los comunes al uso. Verán ustedes, para mí, escribir es uno de los actos más libérrimos que existen, además de uno de los más bellos, y como ambas cosas, libertad y belleza son tan de mi gusto, escribo. No publico nada, he aquí la soberbia, no me gusta someterme al escrutinio de nadie, me agota tener que explicar cada cosa que escribo, al final será una cuestión de  nuevo de economía de recursos. Llegados a este punto, tengo que pedirles un pequeño favor, léanme si les apetece, y si no, queden conmigo para charlar. No quiero aprender a escribir, no quiero dominar técnica alguna de escritura, menos la que mercantiliza, no quiero hacer literatura, ni tan siquiera me parece significativo un alarde de dominio gramatical y ortográfico. No me juzguen apresuradamente, si intuyo que un texto mío será leído por al menos una persona, por respeto a ella, intentaré ajustarme al canon, me sale muy mal, se me nota la importancia que le doy a este tipo de cosas, pero al menos me esfuerzo y lo hago gustoso.

Para mí, tanto la lectura como la escritura son actos de carácter intelectual lúdico casi onanista, aunque no niego que a veces y según con quién, tanto la lectura como la escritura compartida pueden ser actos de amor compartido, por supuesto.

Verán que cuando hago algún comentario, raramente hago referencia a cuestiones literarias, hablo de mis lecturas como escribo, desde los sentimientos, a veces desde la visceralidad y la vehemencia. No hay nada que me interese leer o escribir que no me dé una bofetada de vida. Pese a ser ávido lector de poesía, huyo del esteticismo, pese a ser un individuo eminentemente emocional, rechazo el recurso sentimental fácil, si no encuentro a personas detrás de mis lecturas, o en mis textos, jamás los hago míos. Si alguien me habla de un libro, jamás le pido una sinopsis, siempre reclamo ¿qué te hizo sentir?

Creo que mi presentación ha sido suficiente, quedo abierto a cualquier comentario, sugerencia o lo que les plazca, les contestaré con sumo gusto, les aviso que mi procedencia no es de la tradición literaria, está mucho más próxima a la oral, en fin, me desnudo, soy en una de sus peores acepciones, un cuentista, uno al que los cuentos le gustan directos desde los sentimientos a la boca, o a la pluma, para aquellas y aquellos que tienen la maravillosa y envidiable virtud de poseer el don de ponerlos negro sobre blanco, mi respeto.

Un afectuoso saludo.

12 comentarios sobre “PRESENTACIÓN

  1. y lo mejor es.. que a traves de las gotas de agua, que hay en el cristal de un momento a otro puedes ver el arco iris…. y……. la vida sonrie…….. con todos los colores del universo.. y la tierra huele a agua y la hierba esta mojada…. y solo hay que sentarse en ella a leer lo que nos cuentas.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s